Voz

Qué tal si nos callamos todos
antes de que nos callen.
Qué tal si nadie denuncia
y nos callamos como quieren.
Qué tal si dejamos que sigan,
si se acaba la protesta,
si silenciamos nuestras voces
de forma voluntaria y conveniente
sin que tengan que callarlas
o encerrarlas
o enterrarlas en cal si se da el caso
que sea necesario
y conveniente.
Qué tal, si seguimos tal cual,
si acomodamos nuestro pensamiento,
si pasamos sin inmutarnos
y cerramos los ojos,
los oídos,
las voces.
Qué tal si lo tomamos por costumbre
y nos acostumbramos.
Qué tal si dejamos de escribir,
si dejamos de cantar,
de denunciar desde un papel,
de rapear desde un micrófono,
¿qué tal?
¿Y quién va a haber entonces?
¿Quién va a quedar en esa paz tan cómoda?
¿Qué van a dejar para nosotros todos?
para los que creemos que somos sin ser,
para los hijos que creemos nuestros
para el futuro que pensamos que exista,
el que pueda existir
o el que pueda cambiar.
Pero,
Qué tal si dejamos la violencia a un lado
para que la palabra mantenga su razón
y su mensaje no se pierda en lunas
de escaparates rotos
que son como los nuestros,
en la carne de gentes
que son como nosotros,
enfrentados a otros
que son igual que yo.
Qué tal si no damos excusas,
y solo nos quedamos en silencio,
en las calles,
con la megafonía repitiendo
la voz que ellos persiguen
con toda su razón
y dejamos que el otro
la valore y la oiga
y dejamos que venza
tan solo por ser voz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s