Cuento II – El orden

Hace tiempo que empecé estas historias como un borrador. Una idea. Ahora, que tengo algo de tiempo, les estoy dando una vuelta para convertirlas en un nuevo proyecto.

Paul Martin

El bullicio de la ciudad esconde su desierto de seres marginales en un oasis sin paz para ellos, pero sí con tregua para los otros. Es el orden de los protegidos y el abandono de los ignorados. De aquellos que molestan a la vista y se esconden en cajas de cartón, al pasar de los otros, ausentes en un ladrillo de vino. No son vistos por los zapatos lustrados de los hombres y mujeres que entraron en la protección del orden, asumieron sus exigencias y prescindieron de lo que sobraba en ellos para solo alcanzar a mirar sus propios pies, en un gesto instintivo, al intuir cualquier presencia extraña.

Para estos seres indefinidos, los otros no existen; son solo zapatos. Hace ya tiempo que dejaron de preocuparse por saber nada más de esos zapatos y su orden. Hace ya tiempo que mataron el orden en sus vidas y se dejaron…

Ver la entrada original 1.392 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s